MANUEL MARTIN Y OMAR, un abogado benefactor

Otro destacado vecino de San Isidro también lo fue don Manuel Martín y Omar (1849-1889), quien ocupó durante ocho períodos el honroso cargo de Presidente Municipal, con retención de la función de Juez de Paz, en cuyo desempeño según Adrián Beccar Varela  “puso su inteligencia vasta y rápida, su ilustración completísima, y su actividad incansable, al servicio de San Isidro, dedicándole los mejores días de su vida, no escatimando sacrificio alguno en pro de su adelanto y bienestar”.

Fue en aquel año de 1868 cuando reemplazando a Victorino de Escalada asumió sus funciones de Juez de Paz, siendo reelecto en 1869 y 1870, para luego ejercerlas durante los períodos de 1873, 1874 y 1875, volviendo a ser electo en los años 1879 y 1880, “desempeñando su acción con una dedicación tal, que difícilmente se encontrará un funcionario que haya realizando tanto progreso en el pueblo”. Durante su gestión pudo concretar la construcción de edificios públicos,  erigió las torres y modificó el frente de antigua iglesia, dotándola de un reloj que costeó de su propio peculio, el cual se puede observar en las antiguas fotografías del templo.

El terrible flagelo de la fiebre amarilla, propagada en 1868, puso a prueba su abnegada personalidad, puesta de manifiesto en los servicios que prodigó sin desmayos para combatir el terrible mal y socorrer a sus víctimas. Con riesgo de su vida, tanto prestaba auxilio a los enfermos, como proporcionaba cristiana sepultura a los que diariamente caían abatidos por la peste.

El pueblo de San Isidro reconocio sus desvelos, obsequiándole una medalla de oro en agradecimiento a sus patrióticos servicios, que le fuera entregada en un solemne acto público. La justiciera distinción lleva grabada en su anverso la siguiente inscripción: “Homenage de gratitud epidemia 1868”, y en su reverso:”el pueblo de san Isidro al señor Manuel Martín y Omar”. El periodo el Porvenir, en su edición del 10 de enero de 1868, decía:”en los momentos terribles por que han pasado los vecinos de San Isidro, han podido apreciar los relevantes méritos de su digno Juez de Paz Sr.Martín y Omar”.

A la familia de Martin y Omar podemos considerarla de las más antiguas de San Isidro. En efecto, nuestro personaje, Manuel Martín y Omar, que había formado hogar con Rosa Ramos, era hijo de un andaluz avecindado en San Isidro, llamado Manuel Martín, quien contrajo matrimonio el 4 de Septiembre de 1863 con la joven Dolores Omar, cuyos descendientes han trasmitido el apellido Martin y Omar en la forma compuesta como se conoce hasta nuestros días.

Por su parte Dolores Omar fue hija del destacado vecino y terrateniente de San Isidro, Antonio Omar, casado como Leonor López Camelo, cuya testamentaría nos refiere que sus bienes consistían en una “casa con azotea”, sobre tierras mensuradas como de “400 varas de frente por una legua de fondo”, otro terreno de “1947 varas de frente por 150 de fondo, con un rancho”, más un “terreno en el pueblo con una casa”.

Pero la antigüedad de esta familia en San Isidro aún data de mayor data, ya que los testimonios documentales nos demuestran que Antonio Omar había sido hijo de Francisco de Omar ( o d’Omar según algunos documentos), francés natural de Saint Maló (según algunas versiones) que, a la edad de 21 años, contrajo matrimonio en San Isidro, el 18 de Junio de 1752, Con María del Rosario Ornos, quien recibiera las aguas bautismales en esta parroquia el 18 de Junio de 1737, hija a su vez de Pedro Ornos y Rosa Mendes, de ahí que se pueda afirmar que se trata de una familia de primeros poblados, dedicados a la labranza de estas tierras de los Pagos de la Costa.

 





















“En los monumentos
terribles por que han pasado los vecinos de San Isidro, han podido apreciar los relevantes méritos de su digno Juez de Paz Sr. Martín
y Omar”.
















Martín Y Omar 352 , Buenos Aires - Teléfono: (54) (11) 5298 -6350 | Data Fiscal: 30 - 64649311 - 7